¡Sorpresa! El cierre no tendrá lugar mañana.

by David HoegermanOctober 6, 2015

 

closing-costs

Se abre paso como puede entre las cajas de la mudanza para atender el teléfono. Es el prestamista hipotecario, y a usted automáticamente no le agrada su tono de voz.

Está sucediendo: hubo un error… igual a las historias de terror que vio en Internet.

Se retrasó el cierre y se desbarataron los planes de la mudanza. No se puede mudar a un casa que no es suya, y esa casa no será suya hasta dentro de 3 días hábiles, como mínimo.

Devastador. Costoso. Evitable.

Adoptar unas pocas y simples medidas proactivas y hacer hincapié en ciertos puntos durante el proceso de compra de la vivienda permitirá evitar ese tipo de situaciones. Como todo: lo que mal empieza, mal acaba.

 

Su aprobación previa era mala y no estaba documentada

Pérdida del depósito en garantía, rescisión de acuerdos de mudanzas e incontables horas perdidas, todo porque una parte del proceso de compra de un inmueble se hizo a medias: la aprobación previa. Asegúrese de documentar todo e investigue a fondo a su prestamista hipotecario.

 

Se equivocó en la elección del equipo de agentes inmobiliarios

Si usted encara el proceso de compra del inmueble como una mera transacción y solo en base al precio, aumentarán las probabilidades de que la operación fracase. Hace falta un pueblo entero para cerrar un préstamo, y el pueblo también necesita comer. Un octavo de la tasa de interés es un costo mínimo en comparación con la confianza y el servicio que recibe de un verdadero agente inmobiliario.

El mismo principio aplica para su agente inmobiliario. Si usted optó por la mejor amiga de su hermana porque es la mejor amiga de su hermana y no porque es una agente inmobiliaria increíble, esa falta de experiencia se hará sentir en el primer momento en que surja lo inevitable.

 

Usted quiso ocultar algo

Es simple: no lo haga. Detrás de toda operación hipotecaria hay muchísimos controles de seguridad y fraude. Se revisan casi todas las bases de datos.

Es más probable que la operación se lleve a cabo si no se informa ni presenta nada falso. Es importante que se tome el tiempo para informar al prestamista hipotecario cualquier problema potencial y que ayude a documentar esas cuestiones lo antes posible.

 

A veces hay sorpresas. Mantenga la calma

No desespere, mantenga la calma, la serenidad y la cordialidad. Es posible que haya fuerzas externas que afecten el proceso de compra del inmueble. Son fuerzas que escapan a su control y, por lo tanto, si usted pierde la calma solo conseguirá resolver poco o nada, o incluso hará que se retrase el proceso.

  • Un tasador que tuvo un pésimo día cuando tuvo que tasar la propiedad que usted desea adquirir y decide descargarse al determinar el valor de la misma.
  • Uno de los agentes inmobiliarios tiene apendicitis y desaparece durante unos días.
  • Se descubre mágicamente una tumba de la Guerra Civil de 150 años de antigüedad en el terreno de su nueva casa, y se genera un problema enorme con el seguro del título de propiedad.
  • El vendedor tiene un hermano que figura en la documentación legal, pero el hermano actualmente está en una cárcel de máxima seguridad en Mississippi y no puede firmar los documentos legales que se necesitan para transferirle a usted la titularidad de la propiedad.
  • La noche previa al cierre, se cae un árbol enorme sobre la casa y, a todos los efectos y propósitos, la destruye.
  • Dos días antes del cierre, usted se entera de que a la mesa de cierre asistirá otra parte con el vendedor, el IRS, que no dejará que el vendedor transfiera la titularidad sin firmar la documentación para lidiar con un embargo fiscal de $80.000.
  • Un vecino enojado presenta un estudio en el que se muestra que la nueva entrada a la casa está en su propiedad y, como “no le gusta su pinta”, se niega a firmar el acuerdo de entrada privada necesario para cerrar el trato.

Quizá sean ejemplos extremos, pero todos tienen su origen en experiencias personales. Nosotros, a la larga, encontramos una solución para todos. Muchos compradores no volvieron a incursionar en el mercado inmobiliario desde antes de 2006. Tenemos una sorpresa: muchas cosas cambiaron. Estar vivo y tener un empleo ya no son los únicos requisitos.

About The Author
David Hoegerman

Leave a Response